MANIFIESTO Urbanismo, arquitectura y arquitectura interior. Franciscoo Palacios

Urbanismo, arquitectura y arquitectura interior.

1. Hay que reinventar el concepto de ciudad, mutar como si de un animal vivo se tratara, a la misma velocidad que se transforman sus habitantes, transeúntes y visitantes. Transformar su alma, su piel, su forma. Nuevos paisajes, nuevas arquitecturas y nuevos espacios para nuevos tiempos. Borrar el horizonte.

2. No se admitirán formulas preexistentes, radicalismo, cada nueva creación será crítica con lo anterior y propondrá una evolución. Búsqueda constante. La novedad como fin.

3. Nueva filosofía urbana de condición efímera se plantea lo no estático, lo itinerante como premisa, los referentes son la velocidad, flexibilidad y el cambio.

4. Eclecticismo radical como el resultado naturalmente desarrollado de una cultura de posibilidades de elección.

5. Los estilos son una mentira.

6. La búsqueda, genera cambio mutación, no referentes, no pertenencia. El espacio público no define nuestra identidad, es nuestra identidad lo que lo define.

7. La ciudad no es solo una colección de edificios singulares sino como el resultado de un largo y abierto proceso de formación y desaparición. Frente al modelo de ciudad ideal proponemos el modelo de ciudad irreal.

8. La arquitectura ha de ser móvil, ajustable, dúctil y maleable adaptándose a la vida actual y sus circunstancias múltiples. Esto plantea una tipología de ciudad mutable, no tectónica, donde permanecen parte del pasado y viales de comunicación y servicios que permiten flexibilizar el territorio.

9. Los edificios no se destinarán solo al uso para el que fueron concebidos, se abrirán a experiencias vivenciales diversas.

10. Descubrir de nuevo la arquitectura como portadora de símbolos, no tanto la forma arquitectónica individual como la cuestión de que es la comunicación transmitida arquitectónicamente.

11. Inmediateces = Estupideces. Sustituir lo inmediato por la reflexión, hay que distanciarse de la producción arquitectónica carente de nivel y de teoría, del funcionalismo ingenuo más bien investigando y escribiendo que planificando y construyendo.
12. Consideramos la sociedad humana como un proceso vivo y vivos han de ser sus espacios.

13. El interior permitirá tantas interpretaciones y usos como favorezca la propia arquitectura interior. Se diluyen los límites del uso. La forma ya no sigue a la función, esa multiplicidad de funciones es la que da forma y provoca emociones y situaciones insólitas.

14. Ni menos es más ni más es más, más es sustituir, mutar, evolucionar.

15. El individuo no “es” por su nación, es por su noción, evolución, cambio, mutación infinita.

Francisco Palacios

Fecha: 03/09/2013

Dejar un comentario