Observaciones dispersas sobre: Arte, artesanía y diseño industrial.

Estas tres manifestaciones tienen en común ciertos aspectos y a la vez se diferencian por leves matices que establecen un discurso yuxtapuesto entre las tres disciplinas.

Sobre Arte:

El arte es una cuestión mental, sensitiva y emocional. Se ha desplegado a través de  sus distintas disciplinas en ubicaciones geográficas muy dispares, desde lo local a lo global.

El arte establece un vínculo con el pasado, el presente y el futuro, manifestando una actividad  constante sobre los tres espacios temporales, y un especial interés por la evolución, lo que le permite con frecuencia situarse en la vanguardia de la creación, estableciendo los cambios estéticos y marcando las tendencias.

Sobre Artesanía:

La artesanía representa básicamente trabajos realizados manualmente por una persona en la que cada pieza es distinta a las demás, diferenciándose de las manufacturas industriales donde cada pieza es reproducida en serie. La artesanía se vincula con producciones limitadas a la persona o el gremio al que pertenecen, dando respuesta a objetos de escala cotidiana en un ámbito generalmente localista.

La artesanía es la que enlaza de forma más notoria el pasado y el presente.

Sobre Diseño industrial:

El diseño industrial representa una evolución sobre la artesanía pues, además de dar una respuesta concreta en el mismo campo de acción que la artesanía, su capacidad de reproducir elementos en serié ya no es sólo a escala de lo manual, sino que amplía su campo de acción  sobre otros objetos que se han favorecido de sus virtudes, así como de su alcance, pudiendo abarcar éste desde lo local a lo global. Se puede hablar de un proceso creativo que necesita de un estudio más exhaustivo con respecto a la artesanía, donde se establece una respuesta menos impulsiva, más sujeta a consideraciones varias; pasado, presente, ergonomía, estudio de antecedentes, estudio de productos del mismo sector del mercado, costes de producción, etc.…

El diseño industrial se ha vinculado desde sus inicios con el presente y el futuro.

Conclusiones:

Establecer esta comparación para ampliar la comprensión de cada manifestación plantea algunas diferencias y multitud de interrogantes, impidiendo establecer fórmulas genéricas que definan a cada una de ellas con precisión, pues los terrenos en los que se desarrollan se comparten de forma parcial con frecuencia.

Las tres disciplinas han entrado en el espacio museístico, elevadas a la categoría de obra artística, valorando cuestiones relacionadas con la estética, la función y la evolución que han supuesto para la época en la que fueron concebidas las obras expuestas. Las tres se encuentran vinculadas a la creación, pero sólo la expresión capaz de transformar y evolucionar una idea se eleva a la categoría de arte. Por lo que se podría concluir que las tres actividades pueden ser consideradas como arte en los casos concretos en los que la evolución producida por una idea superó los límites de lo establecido.

Francisco Palacios. 10/08/2013

Dejar un comentario